CONFERENCIAS / 16 de Mayo de 1968

ARTES PLÁSTICAS

SE DICE QUE....

16 de mayo de 1968 a las 21:50 (1)

Por GERMAINE DERBECQ

SE DICE QUE… El ministro Georges POMPIDOU, brazo derecho del Presidente Charles de Gaulle, al visitar la exposición de la pintora Sonia DELAUNAY, le confió: “soy el único parlamentario que se interesa por el arte moderno”.

-“entonces”, contestó Sonia, “Francia es un país sub-desarrollado.”

-“Bravo Sonia: usted tiene razón, esto no es una broma, es una verdad.

Y más que nadie tiene derecho a decirlo a pesar de que Ud. No ha nacido en Francia, sino en Rusia, hace alrededor d ochenta y cinco años.

Y tiene derecho a decirlo, no solamente porque usted ha vivido siempre en París, sino sobre todo, como esposa y compañera perfecta en todos los sentidos de Robert DELAUNAY, un maestro del arte pictural contemporáneo francés, conocido por el público como el pintor de las Torres Eiffel torcidas y flameantes, y conocido por los especialistas como el creador de una nueva estética, el Orfismo, hacía 1912. Una estética donde el color, con su potencia, dinamismo y vibraciones, ocupa el lugar fundamental.

Y más aún, uno de los seis o siete pintores que, al principio del siglo, cambiaron por completo los cimientos de la pintura.

Tenia derecho a decirle, Sonia, como una de las más activas propagandistas del nuevo rumbo de la pintura y como gran pintora también.”

 

Muy joven, Sonia se había casado con el marchand alemán Wilhen UHDE, personalidad en el medio artístico internacional, inmortalizado por el retrato cubista que ha hecho de él Picasso.

De pronto, Sonia encontró a Robert DELAUNAY, resultó un encanto mutuo, verdadero flechazo, y se casaron.

Delaunay no vendía su pintura, y Sonia perdió su fortuna con la revolución Rusa. De pronto con coraje se puso a trabajar.

Hizo Bordados, con oficio de los bordados que se hacen en su país natal, pero con una estética moderna. Aplicó su talento a vestidos, con telas creadas por ella. Esas telas eran de colores vibrantes, con dibujos geométricos y contrastes simultáneos de una gran belleza.

Tengo todavía una echarpe de un verde crudo con rayas rojas que sería muy de moda actualmente.

Con esa actividad Sonia tuvo éxito, y Delaunay podía continuar pintando sin preocupaciones económicas. Al mismo tiempo, ella, en sus horas libres, pintaba cuadros plasticamente muy cerca de las búsquedas de su marido.

Después de la muerte de Delaunay el 1947, se dedicó su pintura, pero antes, consiente de que la obra de Delaunay no tenía lugar que le correspondía, el lugar de los pioneros, se empleó a rectificar ese error y lo obtuvo. Pues todavía no era a la par, ni de Juan gris y de Fernand Léger ¿Vamos a saber por qué?.

 

Sin embargo la razón es simple. Los maestros del cubismo habían sido acaparados por los dos más importantes, Paul Rozemberg y Kahnweler. Los disidentes del cubismo, como Delaunay, como más tarde CURATELLA MANES, eran sospechosos para ellos.

 

Gris era a la galería Kahnweller y Léger chez Rozemberg, nunca he visto cuadros de Delaunay ni en una ni en otra de esas galerías.

Habría mucho que decir sobre esa época fundamental, ya deformada, porque ha quedado pocos testimonios escritos. Los escritos que han venido después, faltos de documentación, no son a menudo si no divagaciones imaginarias.

En el caso de Delaunay había algo más. Él tenía una personalidad encantadora, pero no de la que inspira confianza a los marchands: tenía demasiada fantasía. Ellos a eso preferían la fuerza persuasiva de un LEGER, o la fuerza altiva de un GRIS.

 

Un episodio de que fue testigo lo representará mejor.

 

Hacía 1930, un domingo de verano, un grupo de amigos artistas de apellidos descollantes, se encontraban reunidos en la quinta rústica, cerca de París del crítico de arte Maurice Raynal. Cuando, de repente surgió, no se sabe de dónde ni cómo, Robert Delaunay, muy animado -lo era siempre- pelo al viento, con una gran tela en la mano. Grito, sin saludar a nadie; “Maurice, te traigo aquí mi última pintura, te la regalo vale cien mil mangos”. Y se fue con la misma rapidez como había venido.

Naturalmente, todos reían, no solamente por el “happening” que les había hecho, sino también y más aún, por el precio que le parecía a todos esos, exagerado.

Sin embargo, Delaunay tenía razón, algunos años más tarde, se vendió esa pintura a ese precio.

 

Volviendo a Sonia, no se puede sospechar que una mujer que ha demostrado tener en su vida tanta lucidez y equilibrio, sea de las que buscan una reputación de espíritu brillante, especialista de palabras chispeantes. Por el contrario, luchó toda su vida con seriedad.

 

Eso nos obliga a considerar su contestación al ministro Pompidou con toda la atención que requiere una cosa seria.

A primera vista decir que Francia es un país subdesarrollado hace reír.

 

Quizás lo seguro es que no es cuestión de bienes materiales, Francia no es un país sub-desarrollado donde hay bajo nivel de vida para sus habitantes, condiciones desfavorables para la producción, etc.

No es tampoco la falta de cultura. Estamos cansados de oír hablar de cultura francesa, de esa cultura francesa dada como ejemplo -y muy acertadamente por supuesto- en todas las partes del mundo.

Entonces ¿qué queda? dirán ustedes.

 

Queda posiblemente lo esencial.

 

El arte es el medio más seguro para acercarse a lo desconocido, no con medios explícitos a la manera científica, sino más bien como una cosa que puede explicar otra, un aproximarse a lo desconocido. Un puente echado hasta la otra orilla, una escalera de Jacob.

“¿QUÉ TENDRÁN QUE VER?” DIRÁN USTEDES “¿ESAS VISIONES SOBRE EL MÁS ALLÁ CON LOS HOMBRES POLÍTICOS Y LOS PAÍSES SUBDESARROLLADOS?” Mucho más de lo que se cree.

¿ACASO PREVER NO ES GOBERNAR? ver más allá, con algo de premonición, de adivinación: Un sexto sentido -perdido para los civilizados dicen los entendidos- de prospección, para emplear la palabra actual. Si falta esa visión prospectiva a los que tienen la visión de gobernar, eso puede traer condiciones desfavorables en el buen desarrollo de un país.

 

Al respecto un hombre no político, un militar, el general de Gaullo, ha dado muchas pruebas de que posee ese sexto sentido.

Ha escrito, antes de la segunda guerra, un libro que a parte de conocimientos precisos de la cuestión de los armamentos modernos, combates y sistemas de defensas nuevos, tiene un sentido prospectivo excepcional.

Si había sido escuchado, pedían cambiar acontecimientos dramáticos. Sin pretender el, ser aficionado del arte moderno, sin embargo tiene una escultura sobre su mesa de trabajo: las Palas de Bourdelle.

Para limitarnos a lo que concierne a las cuestiones artísticas, dejando de un lado la muy compleja y todavía no logra la cuestión de la enseñanza de las artes plásticas que han sufrido tanto y continúan sufriendo esa falta de visión, hablaremos más bien de las repercusiones en el campo del patrimonio nacional.

 

¿QUIEN NO SE VA ACORDAR DE LA FAMOSA DONACIÓN CAILLEBOTTE AL MYSEO DEL LUXEMBOURG HACÍA 1894?

 

Según el testamento del donatario estas pinturas nuevas debían, veinte años después, integrarse en las colecciones del museo del Louvre.

Las protestaciones fueron generales, vehementes. El asunto llevado delante del parlamento, nadie se presentó

Para la defensa de las obras. Fue un momento de alternativas dramáticas. Sin embargo no se atreverían a rechazar la donación, pues ya había coleccionistas de estas pinturas y algunos conocidos. Se decidieron adoptar sólo algunas obras.

 

Es así que el museo del Louvre fue despojado de 27 pinturas excepcionales: les Cezanne, les Renoir, les Monet, les Pisarro, y Manet los devolvieron a los herederos.

 

Y no es todo, doce años después, el hermano de Gaillebette ofreció de nuevo los Cezanne, les Renoir, les Monet, les Pisarro y Manet, los cuales de nuevo fueron rechazados.

Ahora haremos un poco de estadística.

Si sumamos los ministros, diputados, senadores, jefe de gabinete, consejeros munipales, llegaremos a próximamente a un millar de personas. Entonces podemos hacer un rápido cálculo: un aficionado al arte moderno por 1000 personas sería 5000 × 5,000,000 -suponiendo que la proporción es la misma en todos los sectores- lo que a primer vista parece muy reducido, inverosímil, pues hay sin duda algunas mucho más.

Si es así, significaría que el sector gubernamental es el menos favorecido en aficionados del arte moderno y por consecuencia de los que marchan adelante, de los que tienen un espíritu moderno, de los que tienen la comprensión de las necesidades actuales.

Y, si es así, Sonia tenía razón, tal situación es una forma de decir subdesarrollado

Pues a quienes tienen mucho se exige mucho.

 

SE DICE QUE...

 

(1) Escrito en máquina dice la fecha "9 de mayo de 1968", en lapicera dice "no pasó el 9, pasó el 16"

© Copyright Lambda Producción 2019 | Germaine Derbecq (1899 - 1973). Todas las imágenes y contenidos de este sitio son propiedad exclusiva de Lambda Producción prohibiéndose su uso sin previa autorización